, , ,

“Los prejuicios se van superando cuando ven que aportamos experiencia a las unidades”

Es uno de los primeros socios de ARES, es y miembro de su Junta Nacional, de la Comisión Ejecutiva de la asociación y ostenta el cargo de Vicepresidente 2º de la Junta Directiva Nacional. También es Vicepresidenta en representación de España en la Confederación Interaliada de Suboficiales en la Reserva (CISOR), el máximo cargo en representación de una nación dentro de este organismo internacional que aglutina a las asociaciones de reservistas.
Galardonada deportista ha situado a los reservistas españoles en lo más alto de podium internacional, pero por si fuera poco, es además la primera mujer en ostentar un puesto de máxima representación en un organismo internacional en materia de reservismo.
P: Paloma Bandrés Calle, técnico en Emergencias ¿qué significado tiene todo esto para ti?
Respuesta: Para mí ha sido un orgullo y un honor que me hayan propuesto mis compañeros como representante de un organismo internacional. Espero estar a la altura de la confianza que se ha depositado en mí. Es un reto, una gran responsabilidad.
P: Como representante de España en CISOR, ¿cuál es vuestro rol y hacia dónde vais encaminados?
R: Tenemos que tener en cuenta que tenemos muy pocos apoyos oficiales, casi todo lo que podemos realizar lo hacemos a nivel asociativo. Lo que nos gustaría es que España tuviera el peso que se merece por su categoría.
En CISOR participan países de la Alianza Atlántica (OTAN) y países que están fuera de la OTAN como Finlandia, que ocupan la actual presidencia. También otros invitados como Estados Unidos, por ejemplo.
La verdad es que, pese a que España tiene menos tradición en CISOR que otros países, queremos empezar a trabajar para ir a los congresos, aportar también nuestra opinión y puntos de vista y que cuando haya competiciones podamos aportar equipos y deportistas de nivel. El problema es que nos encontramos siempre con la falta de apoyo.
P: Paloma, es un mundo eminentemente masculino… ¿cómo ha sido el recibimiento de tus compañeros? 
R: (Entre risas) La verdad es que somos muy pocas. Es cierto que no hay mucha representación femenina, pero la acogida de los compañeros es excelente. Tiene que haber una primera vez para todo y una vez se rompe el hielo, todo viene rodado…
A nivel nacional, como técnico de emergencias te tengo que decir además que el Ejército te recibe siempre con los brazos abiertos, precisamente por la falta de personal.
P:  Lo tuyo es vocacional… ¿qué te llevó a hacerte reservista?
R: Soy nieta, hija, sobrina y mujer de militar… desde bien pequeña quise ser militar, pero entonces las mujeres no podíamos ingresar en las FAS, se empezaba a contemplar en cuepos comunes… Pero cuando sí se pudo yo ya había superado el límite de edad del momento, con la mala suerte de que cada vez que lo ampliaban, me pillaba mayor. Por eso cuando se abrió la puerta de la Reserva Voluntaria, allí estaba de las primeras.
P:  ¿Crees que la labor de los reservistas está suficientemente valorada en la sociedad civil y militar?
R: Creo que en la sociedad militar poco a poco vamos ganando nuestro hueco, es normal que como los últimos de a bordo se nos mire con lupa. Pasó con la incorporación de la mujer. Pero poco a poco los prejuicios creo se van superando cuando ven que sí que aportamos nuestra experiencia de la vida civil a las unidades. Pienso que, a medida que nos conocen como individuos, nos aceptan como colectivo.
En cuanto a la sociedad civil, con poca Cultura de Defensa, es muy difícil que se entienda nuestra voluntariedad a formar parte de las FAS cuando éstas lo requieran, dado que en la mayor parte de los casos conlleva problemas laborales e incluso familiares para el reservista.
P: Sigue habiendo pocas mujeres reservistas en España, ¿qué se puede hacer para mejorar esta situación? 
R: Más o menos están en la misma proporción que en el resto de las FAS. Aparte de que tampoco se conoce demasiado la figura del reservista en la sociedad civil por parte de quien no tenga algún tipo de contacto con la vida militar por familiares o amigos, el sistema de puntos para el acceso a la Reserva perjudica a mujeres y a jóvenes en general, dado que el no tener puntos por experiencia militar previa, al no haber realizado la “mili”, nos pone en desventaja a ambos colectivos.
P: ¿Crees que ha cambiado la imagen del Ejército en las últimos años?
R: Definitivamente sí, las misiones internacionales y la creación de la UME han acercado a la sociedad civil la imagen del militar. Se valora su trabajo y se agradece su sacrificio. Las últimas valoraciones de los españoles sobre las instituciones, dan la puntuación más alta al Ejército y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE). Eso es muy positivo.
P: ¿Y la de los reservistas? ¿Han logrado la visibilidad que buscan desde hace décadas?
R: La verdad es que no. Particularmente me gustaría que hubiera campañas de captación. Cada vez que sale una convocatoria de reserva voluntaria sería bueno que también se promocionara más allá del BOE. No hay que ser un súper-héroe. ¡Cuánta gente buena se está perdiendo porque no se entera!
P. Sin embargo, la situación de los reservistas ha cambiado mucho en los últimos años, sobre todo respecto a la proyección internacional ¿Gozáis del mismo prestigio que en países vecinos? ¿Cómo concienciar a la sociedad de una posición como la del reservista voluntario?
R: Como ya dije antes, en un país de escasa Cultura de Defensa y en  el que el patriotismo es considerado anacrónico, es difícil entender que haya personas “siempre dispuestas” para servir a España. No se ha publicitado y explicado bien qué es un reservista. Aún así, los españoles estamos siendo pioneros en muchos temas de reservismo, he de decir que en el año 2007 fuimos el primer país en presentar una patrulla enteramente femenina en una competición internacional, precisamente en AESOR, la actual CISOR. Parece increíble, pero les pillamos con el paso cambiado, tuvieron que improvisar adaptaciones del reglamento y establecer por primera vez la categoría femenina.
No obstante, cuesta creer que esa ama de casa que recoge a sus niños del cole, un mes al año se viste de caqui para ir a una unidad a ayudar a elaborar planes de riesgos laborales; que el compañero de oficina se va en sus vacaciones a realizar labores administrativas en una Delegación de Defensa… o que la doctora del centro de salud refuerza la plantilla de la UME… Esa faceta de nuestras vidas es invisible para la mayoría y no debería ser así. Es necesario mostrar esta dualidad del reservista para demostrar que todo el que tenga conocimientos y valores que aportar, puede hacerlo. No somos bichos raros.
P. ¿Cómo valoras la labor de asociaciones como ARES?
Somos la asociación con más número de socios de todos los ejércitos y empleos. Todo lo que hacemos lo conseguimos gracias al empuje de los socios: la participación en congresos y actividades corre a cargo de la organización. A mi me gustaría que se dieran más facilidades para los reservistas a  nivel institucional. También un mayor agradecimiento a la persona que compite.
P: Paloma, ¿Qué te queda por hacer…?
R: Yo quiero estar donde estoy mientras tenga empuje, interés y entusiasmo. Es como el deporte, cuando llegas a una marca, te planteas siempre cuál será la siguiente pero siempre te queda la satisfacción de lo que has conseguido. Mi planteamiento es que cuando deje de ser útil, espero ser capaz de irme.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *