Calatayud, 3 de Junio de 2015

El habitual objetivo general de Ares-Aragón de mantener el vínculo de la Reserva Voluntaria con las Fuerzas Armadas, y en particular conocer las unidades operativas más punteras del Ejército, posibilitó una interesante visita al Acuartelamiento Barón de Warsage sede de la Academia Logística del Ejército de Tierra ubicada en Calatayud.

La deferencia y esmerada atención recibida por parte de los mandos y personal del centro se inició en el salón de Actos donde la bienvenida se llevó a cabo por el propio Jefe del Acuartelamiento Excmo. Sr. General Director D. Juan Ramón Sabaté

Inicialmente es obligado rememorar a los héroes, que han ofrecido servicio a la patria e incluso han dado su vida por ella, razón por la que se menciona a quién da nombre al acuartelamiento: D. José María Joaquín Vicente de L´Hotellerie de Fallois y Fernández de Heredia, Barón de Warsage, bilbilitano de noble ascendencia, que murió defendiendo el sitio de Zaragoza ante la invasión francesa. Un pequeño monumento recuerda su gesta en el puente de piedra de la capital aragonesa.

Acto seguido se nos ofrece un vídeo con la estructura y dedicación de la Academia…y uno empieza a tomar constancia de la enorme amplitud de tareas de este acuartelamiento. Históricamente dedicado a albergar unidades de artillería, empieza a tomar rumbo con la docencia en 1974 (Escuela de Formación profesional del Ejército nº 2), hasta que en 2001 toma su destino actual: Academia de Logística.

La Academia interactúa con la ciudad de Calatayud y se integra en ella. Existe una simbiosis perfecta proporcionando una importante estructura a la vida social de la ciudad. Pero además es el centro director para la formación de los futuros profesionales de las FF.AA. en multitud de áreas formativas entroncadas con la formación profesional reglada (Técnicos Superiores), proporcionando la posibilidad de adquisición de especialidades y la salida de los imprescindibles Suboficiales especialistas del Ejército de Tierra (sargentos especialistas), al margen de un

importante número de cursos de adaptación y especialidad técnica: Mantenimiento de vehículos y aeronaves, administración, recursos humanos, cartografía, auxiliar de enfermería, hostelería e incluso música, y , en definitiva, el catálogo es tan amplio, que requeriría un artículo completo, y no esta breve crónica

El programa de visita va a ser intenso, exhaustivo, completo y…cronometrado¡¡. Eficacia militar al máximo y aprovechamiento total del tiempo. Los mandos están a nuestra disposición y nos ofrecen un tour completo por las instalaciones. Las cifras son apabullantes: 72 aulas docentes, 4 laboratorios de idiomas, 12 grandes talleres….e incluso enseñanza a distancia.

Nuestro “paseo” comienza por el alojamiento de los Sargentos alumnos: las instalaciones son ejemplares. Pasamos a continuación por el taller de aeronaves, armamento pesado, automoción, montaje y mantenimiento de equipos (climatización, sanitarios, cocinas, etc), taller de vehículos militares y carros de combate. Limpieza y orden por todas partes. Se nos sorprende con galerías de simulación de tiro electrónico (fusiles de asalto, lanzacohetes). A continuación accedemos al espacio de la Subdirección de enseñanza a distancia con instalaciones para maquetar vídeos e incluso un aula de televisión. Aunando tradición y modernidad accedemos a un taller de un oficio hoy prácticamente olvidado, pero que sigue teniendo su importancia: la guarnicionería y el museo del mismo. Realmente curioso e interesante observar la evolución de la uniformidad y los elementos que la componen.

A continuación pasamos al aula de exámenes. Surgen las anécdotas sobre la realización de los exámenes en este aula escalonada mientras nos dirigimos hacia el departamento de idiomas, donde los alumnos desarrollan el ejercicio en sus módulos individuales.

En el Departamento de Gestión nos hablan de Administración, Equipos, subsistencia y, por supuesto, informática, la diosa del mundo actual. Aquí se imparten también enseñanzas sobre temas de seguridad y programación. Estamos alcanzando el final de la visita, cuando accedemos al laboratorio de riesgos laborales en todos los aspectos: desde trabajos

verticales hasta manejo de residuos, pasando por la señalización obligada y las normas del buen hacer en la actividad laboral. El último laboratorio es el de electrónica de equipos militares, para pasar después al interesante museo del centro, donde se aglutina la historia del centro y de las especialidades del Ejército de Tierra.

Las sorpresas no acaban aquí. Salimos a la calle y nos conducen a una instalación de restauración de campaña: en enormes contenedores se ubica todo lo necesario para dar de comer a las unidades militares en movimiento. Instalaciones modernas y funcionales cuyos alumnos y personal militar nos ofrecen un suculento menú en un comedor de campaña, acompañados por el Excmo. Sr. General Director y toda la plana de mando. Excelente colofón a tan instructiva e interesante visita, que culmina con el agradecimiento de la Asociación ARES de Reservistas de Aragón haciendo entrega al Ilmo. Sr. General Director de un recuerdo de tal evento.

 

Alf. E.T.  Pedro A. Bravo  ( R.V.)

 

2 comentarios
  1. Víctor
    Víctor Dice:

    Hola buenas días, soy Víctor García, fuí soldado profesional en el ejército de tierra en el cuerpo de especialistas (I.P.E. 2), quiero compartir con ustedes una marcha que compuse y dediqué a las fuerzas armadas españolas y a la guardia civil por el día de la fiesta nacional. Espero que os guste y os motive. Saludos.
    https://m.youtube.com/watch?v=v9bLv1XIVrs

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *