El pasado viernes 16 de octubre, he tenido el honor de estar presente en los actos conmemorativos de la celebración del XX aniversario de la Delegación de Defensa en Aragón, con sede en el Paseo del Canal, 1 de Zaragoza.  Posteriormente, ya en mi casa, recibí un whatsapp en el que nuestro delegado de ARES en Aragón me pedía escribir una “crónica” del acto.

¡Cómo hacerlo!? Podría contar que de la Delegación de Defensa dependen las Subdelegaciones de Defensa de Zaragoza, Huesca y Teruel, que surgieron junto con el resto de Delegaciones y Subdelegaciones de Defensa de toda España de forma progresiva, para descargar las tareas administrativas de los ejércitos y garantizar la presencia del Ministerio a lo largo del Territorio Español y al mismo tiempo realizar las labores de difusión de la cultura de defensa y acciones de comunicación, entre otras cosas.
Seguramente continuaría indicando que el sencillo acto fue presidido por el secretario general técnico del Ministerio de Defensa, D. David Santos Sánchez, y asistieron además, el delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde y distintas autoridades civiles y militares. Y que se realizó la imposición de condecoraciones, entrega de títulos honoríficos a reservistas voluntarios y entrega de distinciones…pero todo esto ya viene escrito por los medios de comunicación que también fueron invitados al evento…

Lo que realmente me gustaría comunicar es lo que yo personalmente sentí durante esa mañana, como parte de la “familia” de Reservistas Voluntarios.
Lo primero a destacar, según mi humilde opinión, es el hecho de que la entrega de diplomas honoríficos y demás reconocimientos, se realizó dentro de un acto militar y encuadrado en un día especialmente significativo en la Delegación de Defensa. Distinción hacia todos nosotros, a mi forma de ver, muy importante, teniendo en cuenta anteriores entregas a reservistas honoríficos.
Entre los distintos temas que tocó durante la alocución, que dio inicio al acto, el actual delegado de la Delegación de Defensa en Aragón, Coronel D. Félix Alló Flores, hubo un reconocimiento especial a la labor del Reservista Voluntario dentro de las Fuerzas Armadas. Posteriormente y tras la entrega de condecoraciones, títulos honoríficos y distinciones, del mismo modo, el Secretario General Técnico del Ministerio de Defensa se dirigió a los R.V. que estábamos en representación en la sala, agradeciendo nuestro trabajo como nexo con la sociedad civil.

Volví a sentir ese orgullo inicial, que aunque siempre ha estado ahí, en los últimos años por la situación que todos conocemos, ha estado mezclado con cierto desánimo. Volví a escuchar en mi cabeza aquellas palabras que me iniciaron en mi aventura particular como Reservista Voluntario, “Cualquier español, del sexo que sea, tiene el derecho y deber de defender a España y nadie puede negar ese derecho a quien quiera ejercerlo”.
Por supuesto, emoción a flor de piel, al ver recoger a mis compañeros sus títulos honoríficos y los especiales reconocimientos: al Delegado de ARES en Aragón por la labor de 10 años en la Reserva Voluntaria, Sgto1º E.T.  (RV) D. Oscar Ortén y al Alf. E.T.  (RH)  D. Alfonso García Roldan por la labor de difusión de la cultura de defensa.
Puedo decir, casi sin ninguna duda, que los reservistas que nos encontrábamos en la sala fuimos los PROTAGONISTAS del acto.

Todo esto unido a lo “arropados” que nos hizo sentir la presencia y el apoyo del General de División D. José Luis Asensio, que en 2004 fue nombrado primer General Jefe de la Oficina General de Reservistas (OGRE). La reserva voluntaria comenzó a andar de su mano tras la supresión del Servicio Militar Obligatorio y la necesidad de crear unas Fuerzas Armadas totalmente profesionales, además de establecer un lazo de unión con la sociedad española.  Junto con sus palabras de ánimo al transmitirnos la posibilidad de cambios importantes en la reserva voluntaria.

Todo esto en suma fue una buena dosis de energía.  Creo que un paso hacia delante y positivo. Por supuesto, todo lo expuesto no es más que una percepción muy particular de lo que ocurrió durante esa mañana (a mil individuos, mil sensaciones y apreciaciones distintas).  En definitiva tal y como le indique a la persona que me hizo el encargo de escribir estas líneas, no soy muy técnica y todo lo expuesto no deja de ser más que lo dicho, una percepción particular.  Seguramente para muchos faltarán datos y sobrarán sensaciones.

Sargento R.V. M.Pilar Malumbres

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *