De aprobarse las cuentas en las Cortes, el Ministerio de Defensa dispondría en 2018 de 9.255,9 millones de euros, lo que supone 554,8 millones más que el año pasado, es decir un 6,38 de subida. Esta cifra incluye los más de 1.000 millones en cada ejercicio de las Operaciones de Mantenimiento de la Paz (OMP), cuya previsión de gasto se reparte entre la Sección 14 del Presupuesto General (el exclusivo de Defensa) y la Sección 35, la del Fondo de Contingencia.

Si se excluyen por completo las OMP tanto de la previsión de este año como de lo que se presupuestó en 2017, el aumento en las cuentas de Defensa se cifra en 8.141,6 millones de euros (7.624,1 millones en 2017), lo que supone un incremento de 513,6 millones, el 6,7% más.

Sin embargo, y por primera vez, los Presupuestos de Defensa propiamente dichos (la Sección 14) incorporan una amplia partida para financiar las OMP, de algo más de 300 de los 1.100 millones totales. Con esta inclusión, la cifra en la Sección 14 se eleva a 8.455,9 millones de euros y crece 817,4 millones, un 10,70%, respecto a 2017

Cinco novedades en los presupuestos de Defensa

En primer lugar el incremento del Capítulo I (gastos de personal), en 71,9 millones de euros, un 1,59% más que en 2017, y que significa que 54,45 euros de cada cien del presupuesto total de Defensa se dedique al pago de retribuciones.

En segundo lugar, el aumento de las dotaciones para sostenimiento e inversiones ordinarias con 90,04 millones más en el Capítulo 2, un 12,33% más que en 2017.

En tercer lugar, la mejora del Capítulo 6, de hasta 651,7 millones de euros. Sin tener en cuenta las dotaciones para PEAS y para operaciones de paz en el exterior, sube en 34,9 millones, que permitiría a las Fuerzas Armadas, según el Ministerio de Defensa,  “iniciar la senda de la recuperación de las inversiones permanentes y de sus dotaciones para el mantenimiento de los sistemas de armas”. La asignación de los créditos en este capítulo se consolida mediante el modelo de planeamiento puesto en marcha a finales de 2015 y cuyo resultado es la Lista Integrada Priorizada (LIP), que tras el desarrollo de su implantación en 2016, se ha consolidado en 2017 y 2018 como el modelo de determinación para atender las distintas necesidades de los Ejércitos y la Armada.

Por otro lado, se consolidan las dotaciones presupuestarias para la financiación de los PEAS, por importe de 1.824,5 millones de euros, y además se incrementa en otros 340 millones de euros para acelerar la devolución de los anticipos recibidos de Industria.

Para finalizar, en 2018, la partida prevista para las OMP ascenderá a 1.114,3 millones de euros. De ellas, 300 millones de euros se contemplan en la Sección 14, repartidas en 23,2 millones de euros en el Capítulo 2 y 276,7 millones de euros para el Capítulo 6. En 2017, en la Sección 14 se consignaron apenas 14 millones (una cifra similar a la de años precedentes), y tras la aprobación de las diferentes misiones y del número de efectivos necesarios para realizarlas, y siempre previa autorización del Consejo de Ministros, se ampliaron los créditos con cargo al Fondo de Contingencia hasta un total de 1.000 millones de euros. Este año 2018, al estar los Presupuestos prorrogados de momento, el Consejo de Ministros aprobó ya en marzo la ampliación de crédito de 550 millones de euros por este concepto. Por lo tanto, para cubrir la estimación total del ejercicio, y además de los 300 millones de la Sección 14, se requerirán durante el transcurso de 2018 otros 250 millones por el Fondo de Contingencia.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *